13 abr. 2020

Google y Apple explican cómo funcionará la app de #Coronavirus

Los principales actores de la industria mobile, Google y Apple, anunciaron el pasado viernes un acuerdo para desarrollar una solución con la que detectar el contacto con casos de coronavirus cercanos a través del celular, en el que introducirán protocolos para proteger la privacidad y seguridad de los usuarios.

Apple y Google están detrás de los dos sistemas operativos con los que funcionan la gran mayoría de los teléfonos inteligentes del mundo. Algunos países, como Singapur, Israel, Corea del Sur y Polonia, ya están utilizando los teléfonos de las personas para emitir alertas de contagio de coronavirus.

En un comunicado conjunto, ambas compañías estadounidenses aseguraron que sus desarrolladores de software trabajarían en esta tecnología, con el objetivo de ayudar a gobiernos, instituciones sanitarias y ONG que combaten la pandemia.

La práctica totalidad de los dispositivos electrónicos actuales, incluidos los teléfonos móviles inteligentes, cuentan con un chip Bluetooth, un elemento físico que les permite conectarse de forma inalámbrica con otros dispositivos cercanos.

La tecnología de Google y Apple se basa precisamente en el protocolo Bluetooth Low Energy (BLE), creado en el año 2006 y que se distingue de la versión original en que reduce el consumo de energía necesario.

Cuando dos usuarios que lleven su teléfono se encuentren cerca durante un tiempo, el protocolo Bluetooth Low Energy permitirá que los dispositivos intercambien una información conocida como "beacons" o balizas.

Estas balizas, que cambian cada 15 minutos, según explicó Apple, quedan almacenadas en un historial que recoge las personas con las que ha estado en contacto un usuario. Asimismo, se genera también una clave generada una vez por dispositivo cada 24 horas.

De esta manera, cuando una persona sea COVID-19 positivo, ella misma será la que pueda introducir esta información en una app de las instituciones sanitarias de su país o región.

En este momento, las balizas y las claves se combinan, y las personas con las que el contagiado haya estado en contacto reciben una notificación de advertencia, en la que las instituciones sanitarias de su país le dirán qué hacer a continuación.

Qué pasará con la privacidad de los datos

Uno de los aspectos en los que más énfasis hicieron Google y Apple es que "la privacidad del usuario y la seguridad serán centrales para el diseño" de esta nueva solución contra el coronavirus.

Como explica Google en un documento técnico, esta herramienta necesita el consentimiento explícito de los usuarios y no recoge información con la que pueda identificarse a una persona ni los datos de ubicación.

Para preservar la seguridad, los datos no abandonan el dispositivo y las personas que dan positivo en COVID-19 no son identificadas a otros usuarios ni tampoco a Google y Apple.

Asimismo, los detalles de esta solución se usarán solamente para que las autoridades sanitarias que combaten el COVID-19 puedan informar a los usuarios de que estuvieron en contacto con una persona que dieron positivo por el virus.

Estará disponible en iOS y Android

La herramienta de Google y Apple no es una aplicación en sí misma, sino un conjunto de interfaces de programación de aplicaciones (API), es decir, las herramientas que se usan para desarrollar software compatible con un determinado sistema.

Por lo general, los dispositivos de Google y Apple usan API diferentes, pero en este caso, las soluciones para el rastreo de contagiados, que según el comunicado estarán disponibles en mayo, serán compatibles con los sistemas operativos para móviles de ambas empresas: iOS de Apple y Android de Google.

Registros por teléfono

Apple y Google han publicado detalles de las especificaciones de criptografía que planean usar para salvaguardar la privacidad y detalles del papel que desempeñará el Bluetooth.

Las dos compañías esperan lanzar inicialmente a mediados de mayo un mecanismo llamado bloque de creación de software o interfaz de programación de aplicaciones, lo que permitiría que las aplicaciones de terceros se puedan sincronizar.

Los registros de las identificaciones digitales involucradas se almacenarían en servidores de computadoras remotas, pero las compañías dicen que no se podrían usar para desenmascarar la verdadera identidad de un individuo específico.

Además, el proceso de correspondencia de contactos se llevaría a cabo en los teléfonos en lugar de hacerlo de forma centralizada en servidores.

Según indicaron, la segunda fase de la iniciativa implicará la creación de capacidades de seguimiento de contactos en los sistemas operativos iOS y Android y los usuarios podrían activar y desactivar este modo sin tener que descargar una aplicación.

Por eso las empresas valoran incluir esta herramienta en futuras actualizaciones de sus sistemas operativos, lo que facilitaría eliminarla una vez que se controle la pandemia.

Más información:
Fuente: La Nación | Clarín

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar un comentario en Segu-Info
Si vas a dejar una consulta, procura tener habilitado tu perfil en Blogger o deja una forma de contacto.

Gracias por comentar!