1 ago 2004

Google-adictos

El inicio de esta semana ha estado marcado por un suceso que ha conmocionado a la comunidad internauta: el ataque del virus MyDoom.M contra motores de busqueda. Eso me ha provocado unas reflexiones sobre la dependencia que tenemos de estos servicios de la red y, en concreto, del más usado: Google.

Lo primero que me gustaría aclarar es que el MyDoom.M no ataco directamente a los buscadores. La cai­da se debio a que el virus hacia muchas peticiones de busqueda de direcciones de email a los sitios, lo cual, multiplicado por la gran cantidad de equipos infectados, provoco el equivalente a un DDos (denegacion de servicio distribuida).

El lunes muchos usuarios se vieron sorprendidos al efectuar busquedas en Google. Un misterioso "error 27" respondi­a a las peticiones provenientes de bastantes redes, entre ellas, las ADSL de Telefonica. El error, escueto y poco aclaratorio, fue tan inesperado para los usuarios como para los responsables de Google. Estos, interrogados sobre la razon de que el error fuese tan poco informativo, contestaron: "la verdad, nunca cree­mos que un usuario llegase a verlo".

Google es masivo. Tremendamente masivo. Tiene una estructura redundante, basada en el uso de cientos de miles de servidores, que hacen muy difícil que un ataque tenga exito. Pero mas de un millon de equipos preguntando a la vez dieron como resultado el fallo (incompleto) del buscador por excelencia.

Ante esto, me preguntaba: ¿Somos adictos a Google?. Si, lo somos. Pensad en vuestros habitos. ¿Que hacemos cuando necesitamos cualquier tipo de informacion? En mi caso, como en el de la mayorÃia, mis dedos teclean sin esperar al cerebro: www.google.com. Google es usado para las cosas mas inverosi­miles. Hay paginas en internet dedicadas a las busquedas mas raras en Google, y os puedo garantizar que algunas son extremadamente curiosas. Google se usa para traducir, para confirmar la ortografi­a de una palabra, para buscar informacion escondida en sitios web, para curiosear sobre la intimidad ajena (probad a escribir el nombre completo de una persona o su DNI), para confirmar noticias, para buscar trabajo,... Las posibilidades son infinitas. Y estamos tan acostumbrados a tenerlo ahi­ como lo estamos a tener acceso a nuestro correo. Si nos falla, nos sentimos desnudos.

Hace unos meses se hablo mucho de los riesgos que para la sociedad occidental tenía el monocultivo de Windows en la Red. Se decÃia que, aparte de la calidad y/o mayor o menor seguridad del sistema, el simple hecho de tener mas del 90% de los escritorios y una buena parte de los servidores sobre una misma plataforma hacía que un virus o gusano pudiese esparcirse con gran facilidad y, en un caso extremo, podía correr peligro la misma continuidad de la sociedad tal y como la conocemos. Ahora bien, esto me lleva a una nueva reflexion: ¿Estamos monocultivando Google?



Luisma.

Miembro de la AIH.

Suscríbete a nuestro Boletín

0 Comments:

Publicar un comentario

Gracias por dejar un comentario en Segu-Info.

Gracias por comentar!