10 dic. 2019

China exige pasar un reconocimiento facial para contratar el teléfono

Anunciado hace apenas una semana por el Ministerio de Industria y Tecnología de la Información de China, desde hoy 1 de diciembre, todo ciudadano chino que quiera contratar una nueva tarifa de teléfono, comprarse o renovar su tarjeta SIM, o simplemente quiera cambiarse de compañía, deberá pasar primero por un escáner de reconocimiento facial.

En septiembre, cuatro investigadores chinos especializados en IA y biometría escribieron que las posibles infracciones que involucran este tipo de información podrían tener ramificaciones "severas y duraderas" para las personas afectadas.
Aparentemente, este nuevo sistema de control está destinado a reducir los casos de fraude e impagos, pero el hecho de que se realice de forma conjunta con la propia entrega de los datos personales y bancarios, supone la eliminación progresiva y total de la libertad de utilizar los servicios telefónicos de forma anónima, y por consecuente, una nueva herramienta de control para el gobierno.

De hecho, entre las condiciones de uso y quejas filtradas por los propios usuarios chinos en las redes sociales, por el momento parece que no existe intención de borrar ninguno de los datos y fotos recopiladas durante estas comprobaciones.

Así pues, ahora el gobierno contaría con una nueva base de datos para ampliar su ya conocido sistema de vigilancia de ciudadanos. Y es que si bien no se trata de la primera vulneración de los derechos de los ciudadanos chinos, como la marginación de las minorías étnicas o los ciudadanos con menos recursos, la rápida implantación de este sistema de reconocimiento facial parece tener como objetivo silenciar a los disidentes, siendo una clara herramienta para la censura de las actuales protestas de Hong Kong.

Aunque por el momento este tipo de prácticas no están aceptadas ni promovidas por el resto de países del mundo, ya hemos podido ver un primer uso de la tecnología de reconocimiento facial por parte de la policía de Estados Unidos, la existencia de un mercado ilegal para la venta de estos datos con escándalos como la fugazmente exitosa aplicación de FaceApp, y las crecientes propuestas de control para el uso de la web.

Además, un reciente informe publicado en Financial Times muestra que algunas de las grandes compañías con sede en el país asiático estarían proponiendo ya la implantación de un nuevo estándar de reconocimiento facial frente a la Unión Internacional de Telecomunicaciones de las Naciones Unidas, lo cual, en el caso de ser aprobado, derivaría en su aplicación en la industria de las telecomunicaciones a escala mundial.

Por su parte, los defensores de los derechos humanos siguen manteniendo su clara oposición hacia los estándares propuestos, y aseguran que se trata de una amenaza para las libertades civiles.

Fuente: Muy Computer

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar un comentario en Segu-Info
Si vas a dejar una consulta, procura tener habilitado tu perfil en Blogger o deja una forma de contacto.

Gracias por comentar!