12 sept 2012

Conoció a una chica por chat y terminó detenido por pornografía infantil

Se trata de un ingeniero que trabajaba para una afamada empresa. Todo comenzó a través de mensajes con una adolescente en Estados Unidos. Pagó 50 mil pesos de fianza, pero sigue bajo sospecha.

Un ingeniero en sistema mendocino fue detenido hace unas semanas por efectivos de Interpol Argentina a raíz de una denuncia en su contra presentada en Estados Unidos por pornografía infantil.

Según los datos conocidos de la historia, se trata de un sujeto de unos 30 años que trabajaba como empleado de una reconocida empresa local de proyección mundial; precisamente, el lugar hasta donde llegaron los policías para ponerle las esposas y mantenerlo en un calabozo. Luego, previo pago de una fianza de 50 mil pesos, quedó en libertad, pero con restricciones ambulatorias. Por ejemplo: no puede salir de la provincia y debe presentarse periódicamente a firmar una planilla mientras la causa judicial avanza.

El ingeniero terminó vinculado con una investigación por pornografía infantil luego de que, a través de redes sociales, conociera a una joven estadounidense con la cual entabló una intensa relación, aunque por el momento no está del otro claro si sabía o no que se trataba de una menor de edad.

Con el pasar de los días, el ingeniero, a quienes señalan como una persona más bien tímida y retraída, intentó profundizar el vínculo con la joven. Así, los mensajes fueron subiendo de temperatura e incluso comenzaron a mostrar contenidos eróticos de todo tipo... hasta que la chica aceptó enviar imágenes suyas o tener charlas vías webcam con poca ropa o directamente desnuda.

El relato tiene dos versiones completamente diferentes acerca de cómo todo quedó plasmado en una denuncia.

La explicación más benevolente proviene de los allegados del acusado y, siempre, según lo contado por el ingeniero. Aseguró que todo se trató de una confusión por culpa de la madre de la chica. Como se gustaban y se simpatizaban, quiso tener una atención con ella y decidió mandarle una caja con bombones y alfajores argentinos. Cuando llegaron a destino, la mujer sospechó y pensó que algún depravado de un país desconocido como Argentina podía estar poniendo a su hija en riesgo. Y por eso acudió a las autoridades.

La segunda trama, y la que se comenta en los pasillos de la empresa, es que el ingeniero efectivamente había entablado una relación cuasi sentimental con la menor, y que reaccionó de muy mala manera cuando la adolescente le pidió que no siguieran chateando.

Despechado, el sujeto apeló a todos sus conocimientos informáticos y consiguió el mail de alguno de los progenitores de la chica. Armó un mensaje y adjuntó las fotos que había recibido. Acto seguido, cuando ese correo fue abierto en Estados Unidos, se convirtió en una denuncia. En cuestión de días, había uniformados buscándolo. Se lo llevaron esposado desde su puesto de trabajo y sigue bajo sospecha.

Fuente: El Sol Online

Suscríbete a nuestro Boletín

0 Comments:

Publicar un comentario

Gracias por dejar un comentario en Segu-Info.

Gracias por comentar!