15 nov. 2015

Ciberguerra y el ejercicio TRIDENT JUNCTURE de la OTAN

El 6 de noviembre se desarrolló el mayor ejercicio de la OTAN en la última década. Más de 30.000 militares de la OTAN se entrenaron en el sur de Europa, buena parte de ellos en España. Se trata del TRIDENT JUNCTURE EXERCISE 2015, abreviado TRJE15 diversos supuestos con el objetivo de adiestrar y certificar a la NRF 2016 (NATO Response Force), una fuerza de alta disponibilidad y tecnológicamente preparada, capaz de desplegarse donde sea necesario en un periodo corto de tiempo.

Como cualquier ejercicio de cierta entidad en la actualidad, es de suponer que los escenarios de ciberguerra también serán ensayados o al menos incorporados en los supuestos. Es algo que ya tratamos en este blog a cuenta de otro ejercicio de la OTAN el UNIFIED VISION.

En la rueda de prensa celebrada el pasado Julio sobre el TRIDENT JUNCTURE, el propio oficial a cargo del ejercicio General Hans-Lothar Domröse (Comandante del Allied Joint Force Command - JFC Brunssum) vino a confirmar que al menos si se ejercitarían las capacidades ciberdefensivas , aunque no las ofensivas , enmarcado en el uso de la mas alta tecnología lo que incluye sistemas como el puntero UAV (drone) Global Hawk. Además el general se permitió una pequeña broma. Domröse en respuesta al periodista Jan Kordys de Agence Europe sobre si se probaran las capacidades ciberofensivas la respuesta fue: "Ciberofensiva, no. Nosotros estrictamente defendemos. Yo no tengo autoridad para pasar a la ofensiva. Aunque cuando salga de esta sala descubrirá que su smartphone esta borrado y habré sido yo. OK, no , no lo voy a hacer es solo una broma!".

La respuesta pone de relieve uno de los principales retos en la actualidad en la ciberguerra: quien , cómo y cuando tiene autoridad para lanzar una operación ofensiva. Es significativo que ni siquiera un mando de la escala que ocupa Domröse tenga autoridad para lanzar una operación ciberofensiva. Recordemos que por lo que sabemos de Stuxnet la operación conjunta usa-israel tuvo que ser aprobada por el mismo presidente de los Estados Unidos.

Sin embargo , y a cuenta precisamente del TRIDENT JUNCTURE, parece que otras naciones no tienen tantas restricciones para lanzar operaciones ciberofensivas, aunque solo sean de baja intensidad como pueda ser la contra información. En una presentación basada en el trabajo de Rebecca Goolsby (Office of Naval Research de la Armada Estadounidense) que a principios de año en el propio JFC Brunssum desvelaba el descubrimiento de una posible Botnet dedicada a promocionar información negativa sobre el entonces futuro ejercicio TRIDENT JUNTURE.

En particular una botnet estaría siendo usada para la realización del conocido como Black Hat SEO, esto es optimización de resultados de motores de búsqueda (SEO ) de forma de determinadas paginas aparezcan en los resultados mas relevantes para una búsqueda dada. El SEO de sombrero negro (blackhat) se refiere a la utilización de técnicas SEO consideradas agresivas o deshonestas que se centran en engañar a los motores de búsqueda. Por lo general desafían las normas y reglas que proponen los buscadores, y son penalizadas si son detectadas.

¿Quién puede estar detrás de estas actividades de contra información en Internet? Todos los indicios apuntan a Rusia. Mucho se ha comentado que el TRIDENT JUNCTURE podría ser una demostración de fuerza y capacidades frente a los posibles adversarios de la alianza atlántica. Y en el actual escenario de la guerra en Ucrania o la intervención rusa en Siria muchos han apuntado a esta teoría de que Rusia seria el ficticio enemigo en el ejercicio, aunque la OTAN muy diplomaticamente lo desmienta.

Es ampliamente conocido que Rusia a través de organizaciones como las "Web brigades" o "The Agency" han estado involucradas en la difusión de información dudosa en beneficio propio del gobierno ruso. Al hilo de estas operaciones de desinformación y propaganda, el pasado junio The New York Times publicaba la existencia de una organización conocida como The Agency (Internet Research Agency), en la que sus empleados se dedican a publicar miles de mensajes online con el objetivo de manipular opiniones y apoyar al gobierno de Putin. En la práctica, un grupo de trolls de internet a sueldo.

Por tanto no podemos asegurar que la fuente de la botnet detectada sea Rusia. Pero tampoco es de extrañar que muchos piensen que esas actividades de descredito de la OTAN pudieran por tanto responder a un plan organizado desde Rusia.

Fuente: Areopago21

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar un comentario en Segu-Info
Si vas a dejar una consulta, procura tener habilitado tu perfil en Blogger o deja una forma de contacto.

Gracias por comentar!