30 jun. 2015

BELLA: el cable submarino que conectará Latinoamérica y Europa sin pasar por EEUU

Se han cumplido dos años desde que Edward Snowden revelase al mundo los programas de espionaje de la NSA y, como consecuencia, el mundo digital ha dejado de ser el mismo. Empresas como Google han mejorado la seguridad de sus sistemas para preservar la privacidad de los usuarios y también han surgido múltiples servicios para mejorar el secreto de nuestras comunicaciones.

El sector privado no es el único que ha reaccionado ante los casos de espionaje masivo de la NSA y algunos gobiernos, además de mostrarse críticos, han tomado cartas en el asunto para mitigar la exposición de las comunicaciones de sus ciudadanos. En un mundo en el que más del 90 % del tráfico de datos mundial viaja a través de cables submarinos de fibra óptica, que según las revelaciones de Snowden se podían interceptar, la Unión Europea ha anunciado el despliegue de un cable submarino para unir, de manera directa, el territorio europeo con Latinoamérica.

La red BELLA y el cable EulaLink

La red BELLA (Building Europe Link to Latin America) de la Unión Europea es mucho más que un cable submarino. Es un ambicioso proyecto de despliegue de red que unirá, mediante enlaces terrestres, Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Chile, Argentina y varios puntos de Brasil para, después, desplegar un cable submarino para unir esta red con el continente europeo, concretamente con Portugal.

Este cable submarino que unirá Latinoamérica con Europa era un asunto del que se venía hablando desde hacía tiempo: un proyecto de despliegue que surgió a raíz de las revelaciones de Snowden y que estaba planificado para ejecutarse en este año 2015. El EulaLink, que es como se llama este cable, es un proyecto que llevarán a cabo Telebras (el antiguo operador gubernamental de comunicaciones de Brasil) e IslaLink (un operador de cable de España que es especialista en desplegar y operar redes de cables submarinos) y para el que la UE aportará 25 millones de euros.

Los 25 millones de euros que aporta la Unión Europea seguramente sean insuficientes para cubrir el presupuesto total del proyecto. Siempre se comentó que el gobierno de Brasil también iba a sufragar parte del mismo y, según ha indicado la Unión Europea en su nota de anuncio, el proyecto se articulará mediante una colaboración público-privada, por tanto, tanto IslaLink como Telebras también aportarán capital (además de ejecutarlo).

Uno de los objetivos es apoyar la investigación científica y la cooperación Europa-Latinoamérica. Una comunicación directa permite reducir el retardo y, por tanto, abre las puertas a trabajar en remoto con sistemas como el LHC de Ginebra o el Observatorio de Atacama en Chile. Además, también es un importante refuerzo para el despliegue de conexiones de banda ancha en Latinoamérica. La Unión Europea tipifica en que un 10 % de aumento de penetración de banda ancha en la población de un país tiene un impacto positivo de 1,4% de aumento del PIB de ese país.

Sin embargo, el despliegue de este cable submarino también supone un hecho muy significativo desde la perspectiva de la independencia tecnológica de Estados Unidos. Este despliegue que arrancará este año y que culminará en 2017, supondrá que las comunicaciones de datos entre Europa y Latinoamérica no pasarán por Estados Unidos (y actualmente, prácticamente la totalidad de las mismas pasan por el país que puso en marcha los programas de espionaje masivo de la NSA).


Contenido completo en fuente original Diario Turing

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar un comentario en Segu-Info
Si vas a dejar una consulta, procura tener habilitado tu perfil en Blogger o deja una forma de contacto.

Gracias por comentar!