8 may. 2015

¿Sabe usted qué hacer ante el acoso por redes sociales?


El "sexting" (publicar imágenes íntimas falsas o reales de alguien) es una de las modalidades más comunes hoy en día. Así lo asegura Sandra Liliana Rivera, especialista en familia y en trabajo social de la Corporación Corpolatin, entidad que maneja la línea 106, donde se hacen muchas de las denuncias de acoso a menores. La experta conversó con El País y dio claves para enfrentar este problema.

¿Cuáles son las señales que me indican que hay un caso de ciberacoso?
A veces los adolescentes pueden hacer bromas a través de medios electrónicos, pero se convierte en ciberacoso cuando ya es algo prolongado en el tiempo. Hay una insistencia y una intención permanente de hacer daño, de disminuir sicológicamente al otro.

¿Cuál es el trasfondo de estos casos?
Tiene que ver con las relaciones interpersonales entre los adolescentes. Los chicos generalmente tienen dificultades en sus relaciones y, en algunos casos, usan estos medios para hacer daño al compañero. Hay que profundizar en los hogares y las instituciones educativas sobre la convivencia. Cuando hay una sana convivencia en un grupo de estudiantes del mismo salón es una manera de prevenir este tipo de comportamientos.

¿Cuál es el rango de edades más común en el que pasa esto?
Es más pronunciado en adolescentes, entre 12 y 17 años. Los niños, cada vez a edades más tempranas, están teniendo acceso a medios electrónicos: tabletas, celulares de alta gama, etc. Los padres deben manejar esto con mucha responsabilidad. Hay muchos chicos acosados por adultos que se hacen pasar por niños. El ciberacoso es un delito, las nuevas leyes frente a los adolescentes señalan que son responsables penalmente por sus malas acciones después de los 14 años. Un joven de 15 años que hace sexting a su compañera de salón tiene que responder ante la ley por esa situación porque es un delito, lo que pasa es que los jóvenes generalmente no tienen esta información y lo toman como un juego.

¿Cuáles son los efectos del acoso cibernético?
El ciberacoso genera efectos emocionales que tienen que ver con depresión, ansiedad, baja autoestima y en muchos casos, la deserción escolar. Los chicos que sufren esto no quieren volver al colegio, presentan niveles de ansiedad altos, se relacionan poco con los padres, están ensimismados y no quieren salir de la casa.

¿A dónde pueden acudir las familias que padecen por esta situación?
Nosotros les podemos recibir la información en la línea 106 y también pueden ser llevados a la sala de denuncias de la Fiscalía. Es importante que padres y niños tengan orientación. El primer paso es que el niño quiera hablar de la situación, porque hay muchos menores que están viviendo, por ejemplo, casos de sexting y por vergüenza con sus familiares guardan la información y sufren de manera solitaria.

Hay algo muy importante y es el papel de los observadores: si por ejemplo hay una fotografía que pone en evidencia a un chico o chica y llega al celular de un compañero, él tiene la decisión de reproducirla o borrarla. Los observadores son clave para que el ciberacoso se disminuya.

Hay que concientizar más a los muchachos que están alrededor. Es un grupo contra un solo niño y cuando un niño consigue aliados, va a tener un apoyo. Si un compañero recibe una foto de estas y dice: mira, no me parece que estés mandando esto y no lo reproduce, el efecto del acoso es otro.

Como padre, si me entero que mi hijo está pasando una situación de estas ¿qué debo hacer?
Lo que hay que tener claro es que el uso de las tecnologías, tanto en el hogar como fuera de él, debe ser negociado, debe tener un límite frente a los tiempos. Los padres deben hablarlo con los hijos de una manera sincera, cálida y amigable. En la medida en que me comunique de manera asertiva y cálida con mis hijos, el riesgo disminuye. Esto trasciende las relaciones familiares, en la medida en que se conozca a los amigos, a los conocidos, haya confianza de diálogo, hay la posibilidad de hablar de los riesgos.

¿Todos los casos de ciberacoso terminan en las autoridades?
El sexting debe necesariamente ser trabajado de la parte legal. Si es un caso prolongado de acoso, también.
En la medida en que un victimario se entere de que esto es un delito, los casos van a disminuir. El victimario también tiene dificultades, tiene problemas de conducta, de ansiedad y puede seguramente tener problemas de autoestima, estamos hablando de niños y adolescentes.

Fuente: El País

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar un comentario en Segu-Info
Si vas a dejar una consulta, procura tener habilitado tu perfil en Blogger o deja una forma de contacto.

Gracias por comentar!