7 feb. 2015

¿Es posible hackear una ciudad?

En la película 'Blackhat – Amenaza en la red' un ciberataque hace explotar una central nuclear. Hablamos con expertos para analizar si esta ficción podría volverse real. Es un día normal en la central nuclear de Chai Wan (China). De pronto, en otro lugar del mundo alguien pulsa el botón "intro" de un ordenador y uno de los reactores explota. Un hacker informático ha paralizado el sistema de refrigeración de la central y ha provocado ocho muertos, 27 heridos y una fuga radiactiva.

Más allá de este argumento de película, ¿es realmente posible que un ciberdelincuente destruya una instalación de este tipo y acabe con la vida del personal con solo un botón? El físico nuclear y miembro de Ecologistas en Acción Francisco Castejón explica que en España "el hardware que controla la refrigeración de las centrales está completamente aislado y no se puede acceder a él".

El ejemplo de la película, sin embargo, no representa una escena fantástica e imposible de replicar. Este ataque de cine es similar al gusano Stuxnet que se introdujo en la central nuclear de Natanz (Irán) y afectó a las centrifugadoras que enriquecían uranio, según cuenta en el libro Stuxnet Countdown to Zero Day, la periodista Kim Zetter. Pero el investigador de Computer Security Lab de la Universidad Carlos III de Madrid (España), Juan Tapiador, explica que este ataque tuvo éxito debido a las "peculiaridades de la central iraní" y a que "contó con mucho respaldo económico del atacante".

La cinta ha contado con el asesoramiento de tres expertos en ciberseguridad: un exagente del FBI, un antiguo cibercriminal reconvertido en periodista y un matemático que ha participado en acciones de Anonymous. Sin embargo, a la hora de evaluar la posibilidad de que un ataque de este tipo tenga lugar en España, ni el Consejo de Seguridad Nuclear ni el Foro Nuclear ni las empresas propietarias de centrales nucleares en España han querido responder a las preguntas de MIT Technology Review en español.

El contenido radiactivo y tóxico de una central nuclear la pone en el punto de mira de la ciberseguridad. Sin embargo, las ciudades alojan otro tipo de sistemas, como el suministro eléctrico, que un ciberatacante podría comprometer si quisiera atentar contra ellas.
En el evento de ciberseguridad Black Hat Europa 2014, los hackers Javier Vázquez Vidal y Alberto García Illera demostraron que es posible dejar sin luz a áreas concretas de una ciudad. A través de los contadores inteligentes, los ciberatacantes dmostraron que podían dejar casas sin luz y semáforos apagados "en un área de 1,6 kilómetros cuadrados", recuerda Vázquez Vidal.

Seguir leyendo en fuente original Technology Review

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar un comentario en Segu-Info
Si vas a dejar una consulta, procura tener habilitado tu perfil en Blogger o deja una forma de contacto.

Gracias por comentar!