6 ene. 2015

La computadora de Arquímedes

Por Pablo Corso

En 1900, un buceador encontró en el fondo del Mediterráneo un aparato extraño, junto con otras reliquias que databan de los siglos I y II antes de Cristo. Resultó ser la primera computadora de la historia y el objeto obsesionó a científicos de todo el mundo, incluido un argentino, Christián Carman (video), quien acaba de determinar el año exacto en que fue construida.
Isla de Anticitera, Grecia, octubre de 1900. Después de pasarla mal durante una tormenta, los recolectores de esponjas se relajan. El buceador Elías Stadiatos aprovecha para saltar de la balsa y sumergirse. Cuando vuelve del fondo del Mediterráneo, está alucinando un escenario dantesco: cuerpos descompuestos, cabezas y brazos arrancados, caballos mutilados. El capitán Dimitrios Kondos piensa que está mareado. O borracho. Entonces se lanza él mismo. Y comprueba que Stadiatos estaba equivocado y, al mismo tiempo, se había quedado corto: ahí había lanzadores de discos, efebos de mármol, estatuas de bronce y ánforas de cerámica. Un tesoro impensado entre los trozos de olmo que alguna vez habían conformado un barco.

El buque, uno de los más grandes de la época, pudo haber colapsado por culpa de una tormenta. Quizás estaba sobrecargado en su viaje a Roma, con el botín que el general Lucio Cornelio Sila había robado a los atenienses en la Primera Guerra Mitridática. O transportaba demasiados tesoros para un desfile triunfal del emperador Julio César. El secreto quedó en las olas. En el verano de 1901, cuando uno de los buceadores murió y otros tuvieron embolias por la descompresión, las tareas de búsqueda se paralizaron.

La acción se trasladó al Museo Arqueológico Nacional de Atenas. Mientras revisaba las joyas rescatadas, su director, Valerios Stais, se topó con algo que había pasado inadvertido entre tanta riqueza: el ítem 15.087, una pieza de bronce calcificada y corroída, con restos de engranajes incrustados. Sería el hallazgo más extraordinario de todos, una genialidad adelantada a su tiempo. O en relación exacta con él, cuando la fiebre creativa de los griegos antiguos los llevó a construir la primera computadora del mundo.
Después de las proyecciones iniciales, los investigadores entendieron que el ítem 15.087 había sido un aparato chico, liviano y portátil. Con el tiempo (y otra expedición del recordado Jacques Cousteau en 1976) se juntaron 82 fragmentos. Habían formado un objeto de treinta centímetros de alto y quince de largo, con varios engranajes superpuestos y 3.000 caracteres inscriptos, protegido por una caja de madera. Eran niveles de precisión y miniaturización que se creía que solo habían aparecido 1.400 años después, en objetos como el astrario de Dondi, un reloj mecánico que reproducía el movimiento de los planetas, el Sol y la Luna. Fue como encontrar una nave espacial lanzada por los mayas. Justo antes de su caída como civilización, los griegos casi nos habían alcanzado.

Mientras llegaban a estas conclusiones, los arqueólogos fueron a la biblioteca. Y empezaron a leer cosas inquietantes. Arquímedes, el matemático más grande de la Antigüedad, había escrito un manual de título explícito: Sobre la construcción de aparatos de astronomía.

Todo indicaba que la pieza que los científicos empezaron a llamar "mecanismo de Anticitera" estaba directamente relacionada con el aparato robado de Siracusa, cuyo rastro se perdió en Roma. Sus niveles de perfeccionamiento lo ubicaban como una versión 2.0 y suponían una tradición.
El mecanismo creó una generación de investigadores obsesionados con desentrañar su origen y sus funciones.

Contenido completo en fuente original Conexion Brando

4 comentarios:

  1. Anónimo6/1/15 17:56

    No me parece correcto llamar a ese aparato una computadora. Una máquina de escribir no es una computadora, una calculadora no es una computadora, una máquina registradora no es una computadora, un aparato astronómico no es una computadora.
    Un titular muy periodístico que busca llamar la atención pero que en mi opinión confunde a la gente.

    Un saludo y feliz 2015 a todos

    ResponderEliminar
  2. Anónimo7/1/15 08:15

    Según la RAE, "computar" (Del lat. computāre) se define como:
    1. tr. Contar o calcular por números algo, principalmente los años, tiempos y edades.
    2. tr. Tomar en cuenta, ya sea en general, ya de manera determinada. U. t. c. prnl. Se computan los años de servicio en otros cuerpos. Los partidos ganados se computan con dos puntos.
    http://lema.rae.es/drae/srv/search?id=NzRDHM1yjDXX2epOsoCZ
    Por ende, esta máquina puede considerarse una computadora analógica, en sentido amplio. Se trata de una calculadora de eventos astronómicos, muy precisa por cierto.

    ResponderEliminar
  3. Un antecedente maravilloso de la prehistoria de las computadoras y la información digital.
    El video es adorable e inspirador para jóvenes e investigadores.
    Gracias por compartirlo Cristian!

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante este post. Según los comentarios anteriores, se deduce que un reloj es una computadora. Un saludo

    ResponderEliminar

Gracias por dejar un comentario en Segu-Info
Si vas a dejar una consulta, procura tener habilitado tu perfil en Blogger o deja una forma de contacto.

Gracias por comentar!