23 nov. 2014

Rompiendo Google... en dos empresas

La noticia original proviene de la filtración de un borrador de la propuesta al Financial Times, Google break-up emerges from Brussels, y a estas horas está recogida ya en todas partes: una propuesta del Parlamento Europeo que parece tener el apoyo tanto del grupo popular como del socialista, y que propone una separación obligatoria de Google bajo la ley anti-monopolio, en dos compañías que supuestamente recogerían sus actividades de búsqueda en un lado, y comerciales en el otro. Los mejores resúmenes y opiniones los he encontrado en GigaOM, European Parliament reportedly wants Google to be broken up, y en sentido contrario, en Techdirt, EU Parliament wants to break up Google… because it’s big & American or something.

El estudio de tan drástica medida tiene bastante lógica si consideramos la evolución del Parlamento Europeo desde las últimas elecciones: frente a la postura negociadora del español Joaquín Almunia, que redundó en tres intentos de acuerdo con la compañía que fueron subsiguientemente rechazados, ha emergido una línea mucho más dura protagonizada originalmente por parlamentarios alemanes que solicita a la Comisión Europea medidas mucho más contundentes frente a una Google que considera una amenaza. La opinión de la sucesora de Almunia en la comisaría de Competencia, la danesa Margrethe Vestager era antes de acceder a su cargo que la ruptura de Google no podía llevar a cabo de acuerdo con la legislación vigente, de modo que la postura parece ser buscar un cambio legislativo que la permita.

La ruptura forzada en función del abuso de las leyes anti-monopolio es una medida extrema, que ha sido tomada en escasas ocasiones. La más conocida fue, sin duda, la de AT&T en las Baby-Bells en 1982. Con posterioridad, se han propuesto otras, como la de IBM o la de Microsoft, que nunca llegaron a tener efecto, todas ellas en los Estados Unidos. El acuerdo general parece ser el de plantear la medida cuando existe un daño claro a los consumidores, un supuesto que resultaría como mínimo complicado plantear en este caso. El dominio de un mercado, que en el caso de Google en la Unión Europea llega a porcentajes superiores al 90%, no es por sí solo una razón para plantear que existe un abuso de posición monopolística: las leyes no deben penalizar el hecho de tener un buen producto que es preferido por los consumidores, sino la existencia de estrategias destinadas a reducir la oferta de productos competidores mediante tácticas que puedan ser consideradas anti-competitivas. En principio, si puede ponerse fin al uso de ese tipo de tácticas, que en el caso de Google podrían efectivamente existir, no debería plantearse una medida tan drástica. Pero en el caso de la Unión Europea, sencillamente, todo puede pasar. Habrá que estar atentos.

Fuente: Enrique Dans

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar un comentario en Segu-Info
Si vas a dejar una consulta, procura tener habilitado tu perfil en Blogger o deja una forma de contacto.

Gracias por comentar!