15 nov. 2014

Ciberdelincuente buscado por el FBI utilizaba el nombre de su gato como contraseña

Nadie está libre de usar contraseñas poco robustas (ni los hackers). La idea de tener una palabra compleja, recordable y diferente para cada lugar en que necesitas ingresar una contraseña es algo bastante obsoleto. El modelo es frágil y por algo las grandes empresas están trabajando en desarrollar formas de reemplazar las contraseñas como método de autentificación.
Una nueva prueba de que nadie está libre de este problema intrínseco de las contraseñas es el estadounidense Jeremy Hammond, miembro de LulzSec acusado de entrar a los servidores de la firma de seguridad Stratfor y de entregar informes internos a WikiLeaks. El hacktivista fue arrestado en 2012 por el FBI tras encabezar la lista de los cibercriminales más buscados de la agencia, tras lo cual fue condenado a 10 años de prisión.

Cuando las autoridades allanaron su hogar, encontraron que su laptop estaba completamente cifrado. Sin embargo, las autoridades lograron ingresar al notebook de Hammond sin quedar claro cómo fue que lograron hacerlo.

Recientemente realizaron un perfil del hacktivista de 29 años donde entrevistaron a Hammond en su celda, quien entregó sus sospechas de cómo lograron ingresar a su computador:

Hasta este día, Hammond no está seguro cómo los agentes lograron crackear su programa de cifrado para obtener lo que necesitaban para encarcelarlo, pero tiene una idea: "Mi contraseña era muy débil".

Era su gato. "Chewy", dijo mirando a sus manos. "Chewy 123"

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar un comentario en Segu-Info
Si vas a dejar una consulta, procura tener habilitado tu perfil en Blogger o deja una forma de contacto.

Gracias por comentar!