15 sep. 2014

Cómo Rusia está revolucionando la guerra de información

En la Cumbre de la OTAN en Gales la semana pasada, el General Philip Breedlove, comandante superior de la alianza militar, realizó una declaración audaz: "Rusia está llevando a cabo el mayor ataque informático de la historia".

Rusia no sólo trata con la desinformación, falsificaciones, mentiras, fugas y cibersabotaje generalmente asociados con la guerra de la información; reinventa la realidad, creando alucinaciones masivas que luego se traducen en acción política. Tome por ejemplo Novorossiya (Novorrusia o Rusia Nueva), el nombre que Vladimir Putin ha dado a la enorme sector del sudeste de Ucrania que consideran anexar.
El término fue tomado de la historia zarista, cuando representaba un espacio geográfico distinto pero nadie que viva hoy en esa parte del mundo ha pensado está viviendo en Novorossiya pero, sin embargo los medios rusos muestran mapas de su "geografía", mientras que los políticos respaldados por el Kremlin están escribiendo su "historia" en los textos escolares. Hay una bandera y hasta una agencia de noticias (en inglés y ruso). Hay varios feeds de Twitter. Es como algo salido de un cuento de Borges, excepto las víctimas muy reales de la guerra, realizadas en su nombre.

La invención del Novorossiya es una señal de la manipulación de la información. La Rusia de hoy ha sido formada por tecnólogos políticos. "Si los regímenes autoritarios anteriores eran tres partes violencia y una parte de la propaganda", afirma Igor Yakovenko, profesor de periodismo en el Instituto de relaciones internacionales de Moscú, "Ésta es prácticamente toda propaganda y relativamente poca violencia. Putin sólo tiene que hacer unos pocos arrestos y entonces amplificar el mensaje a través de su control total de la televisión".

Contenido completo en fuente original DefeneOne

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar un comentario en Segu-Info
Si vas a dejar una consulta, procura tener habilitado tu perfil en Blogger o deja una forma de contacto.

Gracias por comentar!