22 jun. 2014

Las tres paradojas de la privacidad online [EMC]

Si un internauta es consultado sobre privacidad, si le preocupa y si quiere garantías sobre protección de datos, en la mayoría de los casos responderá que sí. Sin embargo, en relación a la privacidad on-line se han detectado tres paradojas que demuestran que queremos privacidad, pero que en realidad no nos preocupamos mucho por ella.

Estas han sido las principales conclusiones del estudio Privacy Index elaborado por EMC Corporation sobre la manera en que los usuarios valoran sus derechos de privacidad en Internet y mide su disposición a renunciar a los beneficios de un mundo conectado para asegurar sus vida privada.

El estudio desvela que los internautas quieren disfrutar de los beneficios de la tecnología, pero son reacios a hacerlo si esto compromete de alguna forma su privacidad. De esta forma, Privacy Index recoge tres paradojas sobre la pérdida de privacidad en la Red a favor de mayores comodidades.

Paradoja 1: Lo queremos todo

La primera de estas contradicciones es la que EMC Corporation ha denominado como "Lo queremos todo". Esta paradoja viene a explicar que los usuarios quieren disfrutar de todas las ventajas y beneficios derivados del uso de la tecnología digital, pero no están dispuestos a hacerlo sacrificando su privacidad. A esto se le ha encontrado una variable de edad que hace que cuanto mayor sea el usuario, menor será su disposición a dar sus datos personales.

En este sentido, el 91% de los encuestados considera que el mayor acceso a la información y el conocimiento gracias a la tecnología es algo positivo. Sin embargo, solo uno de cada cuatro está dispuesto a sacrificar parte de su privacidad -al menos de forma consciente- para poder disfrutar de los beneficios de Internet. Esto, como veremos más adelante, es relativo, puesto que a pesar de que eso es lo que se dice, se expone mucha información de forma voluntaria en espacios como redes sociales.

En temas tan importantes como la utilización de la tecnología digital para protegerse de ataques terroristas, sólo el 54% de los usuarios que han participado en este estudio renunciaría a su privacidad por esta protección, sin embargo, el 85% de ellos considera este uso de la tecnología como algo beneficioso.

Paradoja 2: Pasividad

La segunda paradoja es la de la pasividad. El estudio revela que a pesar de que los riesgos de privacidad afectan directamente a muchos usuarios, la mayoría no toma ninguna medida especial para proteger su vida privada.

Concretamente, más de la mitad de los encuestados declaró haber sufrido algún ataque digital, pero el 62% sigue sin cambiar regularmente la contraseña y existe un 40% que no personaliza la configuración de privacidad en las redes sociales.

Además, casi un tercio de los usuarios (31%) achaca los fallos en su privacidad a la falta de interés de los gobiernos.

Paradoja 3: Lo publicamos todo

La tercera de las incoherencias estudiadas por EMC Corporation es la denominada paradoja de las redes sociales. Esto quiere decir que, a pesar de que los usuarios aseguran valorar su privacidad, la mayoría comparte todo tipo de información en sus perfiles en las redes sociales; sólo el 51 por ciento de los encuestados ha afirmado confiar en la seguridad de estas plataformas para proteger sus datos personales.

Responsabilidad Compartida

Estas tres paradojas conducen a una conclusión inequívoca: la privacidad no es solo cosa de empresas y gobiernos. Para que exista verdadera privacidad, el usuario debe ser consciente de lo que comparte y cómo lo comparte.

"El estudio Privacy Index revela una divergencia de puntos de vista en todo el mundo en torno a estos temas críticos, y un toque de atención de que la responsabilidad de la transparencia, la equidad, el comportamiento seguro en la red y el uso confiable de los datos personales debe ser una tarea compartida de empresas, gobiernos e individuos por igual", explicaba el director general de EMC España, Fernando de la Prida.

De esta forma, el informe Privacy Index también ha desvelado que el comportamiento de los internautas en cuanto a la publicación de datos que comprometan su privacidad depende directamente de la actividad que desarrollen en la Red. Así, el informe de EMC Corporation distingue entre seis tipos de perfiles: social, financiero, ciudadano, sanitario, empleado y consumidor.

Dentro de esta clasificación, los usuarios con un perfil ciudadano (aquellos que son más dados a interactuar con instituciones gubernamentales) son los que mostraron mayor disposición a renunciar a su privacidad para ganar protección o acceder de forma más simple y eficiente a la información gubernamental, mientras que aquellos con un perfil más social son los que más reticentes se muestran a la hora de renunciar a sus vida privada en favor de una mayor presencia en las redes sociales.



Fuente: Europa Press

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar un comentario en Segu-Info
Si vas a dejar una consulta, procura tener habilitado tu perfil en Blogger o deja una forma de contacto.

Gracias por comentar!