7 dic. 2013

Entre Ríos: En 2014 entraría en vigencia un protocolo contra el bullying

Reunidos en el 4º piso de presidencia del Consejo General de Educación (CGE), el senador provincial Natalio Gerdau, junto a los diputados Martín Uranga, María Emma Bargagna y Rosario Romero; funcionarios y un grupo de padres, fueron convocados para pensar en conjunto la problemática del hostigamiento escolar o bullying, del mismo modo que las herramientas para su prevención y tratamiento.

“El desafío es cómo comprometer a las familias para que se involucren en el tratamiento de esta problemática del acoso escolar. Hoy es una preocupación de todas las jurisdicciones de la provincia”, dijo la presidenta del CGE, Claudia Vallori, al tiempo que trajo a colación el caso de una alumna de la Escuela Agrotécnica Las Delicias que se pasó a otra institución de Paraná Campaña y que hace un mes sufrió el ataque de parte de una nueva compañera que le ocasionó graves lesiones que ameritaron su traslado al hospital San Martín y la actuación de autoridades de la cartera educativa.

Junto a Vallori se encontraba la responsable del programa de Mediación y Convivencia Escolar, Adriana Wendler, quien recordó a los legisladores presentes que la provincia cuenta con algunas herramientas para el abordaje de esta problemática que estalla en las escuelas y afecta a todos.

En ese sentido mencionó la Ley provincial Nº 9.655 de Prevención de Violencia Escolar que data de 2005 y el Observatorio de Violencia en la escuela pero aún “falta su efectivización en el territorio”, admitió. Asimismo Wendler destacó también la reciente ley nacional Nº 26.892 de promoción de la convivencia y el abordaje de la conflictividad social en las instituciones educativas que ayuda a prevenir estos casos. No obstante, este tipo de agresiones que suelen darse a espaldas de las autoridades, implica mayor atención y alerta de parte de los maestros y de los padres “porque la escuela sola no puede actuar ante estas situaciones”, dijo Wendler.



Proyecto. De la reunión participó el senador Natalio Gerdau (Gualeguaychú) quien presentó un proyecto de ley “de atención integral para la erradicación de la violencia y la discriminación en el ámbito escolar”. En diálogo con EL DIARIO, el legislador hizo referencia a la ley provincial –autoría de Raúl Solanas en 2005– de prevención de violencia escolar pero insistió en que “quedó desactualizada con respecto al bullying que no está contemplado en esa norma. Tratamos de que el acoso como forma de violencia sea abordado en una ley específica y no en general. La idea principal es crear un observatorio provincial sobre bullying para controlar e investigar estos casos y que los padres puedan denunciar o prevenir ante diferentes situaciones de hostigamiento”.

El texto del proyecto alude al carácter preventivo porque tanto victimarios como víctimas de estas situaciones son niños, adolescentes o jóvenes. “Y los chicos no son los culpables”, agregó el senador.

Precisamente la presentación del proyecto fue a raíz de que en la escuela de su hija de 11 años unas chicas por medio de la red social Facebook empezaron a humillar a otra del mismo curso, según contó. “Muchas veces hay directivos que no saben cómo actuar o esconden el problema y lo mismo ocurre con los padres y eso termina con consecuencias graves”, alertó.

Acuerdos. Durante la reunión se defendió la norma que busca prevenir la violencia, que incluye al bullying y se valoró la puesta en marcha de los acuerdos de convivencia de tipo participativos, “que implican el cuidado de uno, de las relaciones con los otros y de lo que es de todos”, subrayó Wendler.

En su artículo 6º, la ley nacional de convivencia escolar, sancionada en septiembre de este año queda claro que el espíritu de la norma no pone el acento en la sanción sino en la reeducación y prevención: “El Ministerio de Educación de la Nación, con el acuerdo del Consejo Federal de Educación, debe regular las sanciones a ser aplicadas a los educandos en caso de transgresión considerando las siguientes pautas:
a) Deben tener un carácter educativo, enmarcándose en un proceso que posibilite al educando hacerse responsable progresivamente de sus actos, según las características de los diferentes niveles y modalidades.
b) Deben ser graduales y sostener una proporcionalidad en relación con la transgresión cometida.
c) Deben aplicarse contemplando el contexto de las transgresiones en las circunstancias en que acontecen, según los diferentes actores, los antecedentes previos y otros factores que inciden en las mismas, manteniendo la igualdad ante las normas.
d) Deben definirse garantizando el derecho del estudiante a ser escuchado y a formular su descargo”.

Una práctica colectiva
El bullying u hostigamiento escolar es concebido “como una forma de violencia que ocurre entre compañeros o compañeras” y se expresa de diferentes maneras que van desde en “pegar, humillar, insultar, divulgar rumores, excluir a alguien, ponerle apodos o dañar sus pertenencias”. En suma, se trata de una agresión deliberada y repetitiva que puede suceder a través del celular, en persona, por escrito, en la escuela, en el barrio, en algún transporte, en la casa e incluso a través de las redes sociales en internet, a la que se busca ponerle freno para evitar consecuencias nefastas. Pero sobre todas las cosas, es una práctica social –no es individual porque haya uno que la ejecute–, que es naturalizada o legitimada grupalmente.

Fuente: El Diario

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar un comentario en Segu-Info
Si vas a dejar una consulta, procura tener habilitado tu perfil en Blogger o deja una forma de contacto.

Gracias por comentar!