1 abr. 2013

El "Príncipe del spam" está en la mira por el ataque DDoS a Spamhaus

El intenso ataque DDoS que afectó a la organización antispam Spamhaus durante marzo sigue dando mucho de qué hablar. Se siguen buscando a los responsables y, al parecer, una de las personas de las que más se sospecha es el hacker holandés Sven Olaf Kamphuiso, conocido como "El príncipe del spam".

La semana pasada, Spamhaus anunció que se estaba recuperando de un ataque de negación de servicio que alcanzó los 300 Gbps y tuvo repercusiones en la velocidad de Internet de millones de usuarios de Europa. El ataque se calificó como "el mayor ataque DDoS de la historia" y recibió mucha atención de los medios de comunicación y expertos de la industria.

Kampuhuso es dueño de la empresa CyberBunker, que fue agregada a la lista negra de Spamhaus poco antes de que comenzaran los ataques, lo que despertó sospechas en su contra.

El hacker confirma que él y su compañía tienen un largo historial de confrontaciones, y opina que Spamhaus es una organización dedicada a censurar Internet de un modo arbitrario, y esta vez bloqueó su sitio "sin el veredicto de ningún tribunal, sólo bloqueando servidores y con puras mentiras de judíos. Nadie jamás ha eligido a Spamhaus para determinar qué puede y no puede estar en Internet", dijo.

Pero, a pesar de su rechazo y rivalidad hacia la organización, Kamphuiso asegura que su empresa no tiene ninguna relación con los ataques DDoS de los que se la culpa. "No fuimos nosotros. Es un colectivo de muchas personas y servidores de Internet. Dudo que los puedan encontrar", opinó.

Fuente: Viruslist

2 comentarios:

  1. Mi opinión al respecto: http://fantasmascol.wordpress.com/2013/04/02/169/

    ResponderEliminar
  2. Gracias Ghost, de hecho coincido plenamente y lo de Gizmodo tb lo publicamos durante la semana.

    Cristian

    ResponderEliminar

Gracias por dejar un comentario en Segu-Info
Si vas a dejar una consulta, procura tener habilitado tu perfil en Blogger o deja una forma de contacto.

Gracias por comentar!