24 mar. 2013

La revista Forbes explica cómo proteger la privacidad en las redes sociales

Actualmente la sociedad internauta requiere en muchas ocasiones del acceso a la web. Y, al igual que en la vida real, todo el mundo adquiere un avatar ya sea para mandar un correo electrónico, hacer un comentario en un blog o hacer un “me gusta” a una fotografía.

En el caso de las redes sociales, esta “personalidad” virtual se convierte en una representación, más o menos fiel, de nosotros mismos. Aunque en la vida cotidiana una vulneración del derecho a la intimidad pueda ser más difícil, en Internet la suplantación de identidad supone un peligro muy común que atañe a millones de usuarios todos los años.

Microsoft realizaba el pasado año un estudio en el que se ponía en entredicho la seguridad de todas estas redes y la facilidad para acceder a cualquier cuenta ajena de las redes sociales. El dato más llamativo mostraba un aumento vertiginoso de estas suplantaciones en las redes sociales: el 84,5% de todas estas suplantaciones estaban vinculadas con la actividad en redes sociales. Los medios y los delincuentes que llevan a cabo este tipo de prácticas son muy diversos, pero el motivo, en la mayoría de las ocasiones, siempre es el mismo: fines económicos.

Uno de los problemas más graves en estas ocasiones es que las víctimas de los ataques no se alertan hasta que el daño ya está hecho. Por ello, la preocupación no es para menos. La prevención juega un papel fundamental en estos casos. La revista Forbes da una serie de consejos útiles y sencillos que pueden evitar problemas mayores.
Las contraseñas cobran especial importancia para evitar este robo de cuenta. En primer lugar, crear una contraseña segura con caracteres en mayúsculas y minúsculas y algún número puede ser determinante. Pero esto no sirve de nada si la sabe más gente; por ello la contraseña debe ser personal e intransferible.
Es muy común acceder a las diferentes cuentas desde ordenadores o dispositivos ajenos; no hay problema siempre que nos aseguremos de cerrar la cuenta y no cerrar la pestaña sin comprobarlo.

Pero si el ciberdelincuente es experto en este tipo de prácticas, no saberse la contraseña no es impedimento para acceder, por lo que una de las acciones que puede prevenir el acceso de desconocidos es cambiar la configuración de Facebook a “sólo amigos”. Por último, borrar el historial y cookies es otra de las acciones que pueden ser muy útiles en esta prevención.

Las redes sociales son un arma de doble filo, por ello y ante todo, nada hay más seguro y eficaz que el sentido común y la precaución.

Fuente: Mirada21

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por dejar un comentario en Segu-Info
Si vas a dejar una consulta, procura tener habilitado tu perfil en Blogger o deja una forma de contacto.

Gracias por comentar!