21 ago. 2010

Ciberbullying: cómo ponerle límites a los acosadores online

Por Riva Richmond
The New York Times


A medida que se populariza la tecnología, también crecen los ataques online, sobre todo entre adolescentes. En esta nota, las herramientas que ayudan a detenerlo. Qué hacer en las redes sociales, cómo manejarse con el mail y los softwares especiales.

Los acosadores escolares actuales no se limitan a las cafeterías, las clases de gimnasia y los patios de recreo. Con la tecnología, pueden aparecen en todo rincón digital de la vida de un chico moderno. Pero los chicos y sus padres pueden quedarse más tranquilos. También puede usarse la tecnología para combatir a los acosadores online.

"Se la usa para extender el dolor, pero lo bueno es que puede utilizársela para poner fin a ese dolor", dijo Hemanshu Nigam, fundador de SSP Blue, una firma asesora sobre seguridad y privacidad, y ex gerente de seguridad de las propiedades online de News Corporation, MySpace entre ellas. Hay muchas herramientas que pueden ayudarnos a eliminar contenidos ofensivos, a interrumpir el contacto agresivo y a evitar ese tipo de conductas, agregó.

Los siguientes son datos para encontrar esas herramientas y aprender a usarlas.

Monitorear las redes sociales

Las intimidaciones más dañinas tienen lugar en las redes sociales porque los ataques son públicos.

Los acosadores pueden dejar comentarios crueles en perfiles de Facebook, MySpace u otra red social. Los acosadores pueden subir fotos o videos desfavorecedores, así como crear perfiles falsos o grupos online dedicados a denigrar a personas que no les gustan. Ha habido instancias de acosadores que obtuvieron las contraseñas de las cuentas de sus víctimas, secuestraron perfiles y subieron comentarios difamatorios.

En 2008, una chica de octavo grado de Florida que compartía su contraseña de MySpace con una amiga descubrió, después de distanciarse de la amiga, que su cuenta se usaba para subir contenido sexual ofensivo. Tres chicos de catorce años de Newburyport, Massachusetts, fueron detenidos este año tras haber creado una página falsa de Facebook para hostigar a un compañero de clase. Un colegio secundario de Seattle suspendió este año a veintiocho alumnos por acosar online a un compañero de curso.

Los sitios de redes sociales más populares están preparados para manejar problemas. Todos los sitios permiten que los usuarios eliminen comentarios de sus propios perfiles, corten relaciones con amigos y bloqueen y denuncien los casos de maltrato. También se puede restringir el acceso a un perfil utilizando las configuraciones de privacidad.

"Es una batalla constante para garantizar la seguridad de los adolescentes", afirmó Joe Sullivan, el gerente de seguridad de Facebook. Cuando aparece el acoso "queremos eliminarlo con rapidez", dijo, y por lo general lo hacen en menos de veinticuatro horas.

Para denunciar o eliminar a un acosador de la lista de amigos en Facebook hay que entrar en su perfil y cliquear en "Report/Block this Person" (Denunciar/Bloquear a esta persona) o en "Remove from Friends" (Eliminar de amigos). Hay que avisar del contenido ofensivo en páginas de grupos y admiradores mediante un click en "Report Page" (Denunciar página) y especificar la ofensa, lo que contribuye a que Facebook dé prioridad a los incidentes graves. La gente que figura en fotos puede borrarse mediante un click en la foto y en "remove tag" (Eliminar etiqueta) junto a su nombre. Si hay desnudos u otras violaciones de las reglas de Facebook, hay que denunciarlo y Facebook puede retirarlo. De lo contrario, hay que pedirle al que subió el material que lo retire.

En My Space, se puede bloquear a un acosador de la página del perfil de la persona acosada y denunciarlo haciendo un click en "Contact MySpace" (Contactarse con MySpace) en la parte inferior de cualquier página. MySpace también permite que la gente dé su aprobación previa a todos los comentarios que se hacen sobre sus perfiles. Hay que ir a las configuraciones, seleccionar "Spam" y luego "Require approval before comments are posted" (Exigir aprobación antes de subir los comentarios).

Bloquear los mensajes agresivos

Los acosadores también usan el e-mail y otros servicios de mensajes para extender la tortura. Los mensajes desagradables pueden reenviarse muchas veces a mucha gente y son casi imposibles de detener.

Sin embargo, al igual que los sitios sociales, los servicios de webmail populares entre los adolescentes por lo general tienen códigos de conducta que prohíben el acoso y la intimidación, así como mecanismos para denunciar la conducta nociva.

En Hotmail, hay que cliquear en "Options" en el margen superior derecho de cualquier página, navegar a "Blocked Senders" (Remitentes bloqueados) y agregar las direcciones de e-mail de los acosadores. En Gmail, se instala un filtro de direcciones agresivas desde el menú "More actions" y se elige el borrado automático de futuros mensajes (y tal vez también su reenvío a un padre).

Los mensajes instantáneos suelen llegar sólo después de que un usuario ha agregado a los remitentes a una lista de chat, y los acosadores suelen ser fáciles de eliminar, bloquear y denunciar.

Convertirse en un celador

Hay varios programas de software y servicios online que pueden ayudar a los padres a detectar y abordar el acoso.

El software de control paterno, que se instala en las PC que usan los chicos, tiene versiones gratuitas y pagas de una serie de compañías y comprende diversos niveles de intromisión. Norton Online Family, un servicio gratuito del fabricante de software de seguridad Symantec, por ejemplo, puede monitorear el uso de redes sociales y supervisar determinadas listas de chat y conversaciones por mensajes instantáneos.

SafetyWeb y SocialShield son servicios más nuevos que también pueden contribuir al monitoreo del uso de las redes sociales. Ambos cuestan diez dólares por mes. SafetyWeb busca cuentas online vinculadas a las direcciones de e-mail de los chicos y monitorea la actividad pública online para detectar indicios de problemas, así como también la actividad semipública si, por ejemplo, un chico tiene a un padre como amigo en Facebook. La compañía se opone al "espionaje", dice uno de sus fundadores, Geoffrey Arone, de modo que se concentra en alertar a los padres sobre posibles problemas sobre la base de la detección de vulgaridades y palabras clave.

SocialShield bucea a más profundidad en el contenido privado de las redes sociales mediante el recurso de hacer que los chicos agreguen sus aplicaciones de Twitter, MySpace y Facebook. Con ese acceso, SocialShield monitorea y filtra lo que pasa y alerta a los padres sobre contenido sospechoso.

Varios nuevos servicios monitorean los mensajes de texto en teléfonos inteligentes, entre ellos Kid Phone Advocate, de Parents Are Listening Services, y CellSafety, de WebSafety (ambos tienen un costo de diez dólares mensuales en los EE.UU.). Los dos productos buscan palabras y frases que puedan ser problemáticas.

Llamar a las autoridades

En situaciones graves se puede necesitar ayuda del colegio o de la autoridades policiales, sobre todo si hay amenazas de violencia. Eso significa que se necesitan pruebas.

Hay que demostrar el problema con fotos de la pantalla o con copias guardadas de páginas web (seleccionar "guardar como") y copias de e-mails, mensajes instantáneos y textos. Los puede conservar uno mismo o utilizar software como CyberBully Alert (14,95 dólares por año en los EE.UU.).

Si se va a la justicia, es mejor tener pruebas digitales directamente de servicios online y de la computadora del propio acosador, dice Mark D. Rasch, que antes era fiscal en casos de delitos digitales en el Departamento de Justicia de los Estados Unidos y en la actualidad dirige la firma consultora Secure IT Experts.

Los servicios online no conservan los datos para siempre y los discos rígidos se borran. La mejor forma, y la más fácil, de conservar las pruebas es acudir a las autoridades. De lo contrario, se necesitará un abogado, una demanda civil y citaciones, además de bolsillos profundos.

"No hay que esperar", dice Rasch. "Si hay alguna amenaza creíble de ofensa o daño, hay que tomarse las cosas en serio y hacer que se investigue."

Traducción de Joaquín Ibarburu

Fuente: Clarin

Suscríbete a nuestro Boletín

0 Comments:

Publicar un comentario

Gracias por dejar un comentario en Segu-Info.

Gracias por comentar!