11 ago. 2016

Millones de datos de pacientes, en riesgo por agujeros de seguridad

Según la Oficina de Derechos Civiles de EE.UU., en 2015 se produjeron unos 253 agujeros de seguridad informática en el sector sanitario que afectaron a más de 500 personas con el robo de más de 112 millones de registros.
Dick Cheney, exvicepresidente de EE.UU., confesó en 2013 que los médicos decidieron deshabilitarle la comunicación inalámbrica de su marcapasos en 2007 por si alguien intentaba atentar con su vida mediante un ataque remoto. Justo en 2012, el famoso hacker Barnaby Jack demostró cómo manipular remotamente un marcapasos para que emitiese un shock eléctrico potencialmente mortal. Queda claro que la ciberdelincuencia no entiende de barreras.

Según la Oficina de Derechos Civiles de EE.UU., en 2015 se produjeron unos 253 agujeros de seguridad informática en el sector sanitario que afectaron a más de 500 personas con el robo de más de 112 millones de registros. IBM asegura por su parte que fue la industria más atacada.

"Los datos sanitarios son más caros en el mercado negro que los bancarios", explica Luis Corrons, director técnico de PandaLabs, el laboratorio anti-malware de Panda Security, empresa española especializada en la creación de soluciones de seguridad informática. Para el experto, esta industria se sitúa en la tercera posición en cuanto a los principales cibertaques que se realizan: «En primer lugar estarían los robos de datos bancarios y, en segundo, el robo de credenciales de emails, redes sociales, etc.». Sin embargo, este ranking puede variar con el paso de los años si nadie lo remedia porque la ciberdelincuencia avanza a pasos agigantados. De hecho, el robo de este tipo de información, según Ponemon Institute, una organización americana sobre privacidad, protección de datos y política de seguridad de la información, se ha incrementado en un 125% en los últimos cinco años.

El problema en concreto del sector sanitario es que cuenta con un sistema de seguridad que se ha quedado obsoleto. Máquinas de rayos X o escáneres, marcapasos y bombas de insulina, entre otros, son muy fáciles de hackear. De hecho, hay ecógrafos que, en la actualidad, funcionan con Windows 95 y similares. Así, la brecha de seguridad está garantizada y un aparato tan inofensivo se convierte en la perfecta puerta de entrada de acceso a toda la red informática de un hospital.

Fuente: ABC

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar un comentario en Segu-Info
Si vas a dejar una consulta, procura tener habilitado tu perfil en Blogger o deja una forma de contacto.

Gracias por comentar!