22 may. 2016

Ciberseguridad y periodismo

En los últimos días todos hemos sido conscientes del bombazo mediático que ha supuesto la filtración informativa de 2,6 terabytes de documentos confidenciales de la firma de abogados Mossack Fonseca por parte de una fuente anónima al periódico alemán Süddeutsche Zeitung, que posteriormente compartió con el Consorcio Internacional de Periodistas de investigación, que revelaban el ocultamiento de propiedades de empresas, activos y evasión de impuestos de personalidades de distinta índole, desde jefes de Estado, líderes políticos, deportistas, etc. a través de compañías offshore.

Fuente y trabajo periodístico

La fuente anónima, tomó contacto directo con el periódico alemán y tan solo pidió a cambio de la información, que se tomaran ciertas medidas que garantizaran su anonimato y seguridad, como por ejemplo exigir que todas las comunicaciones establecidas se realizarán de forma cifrada y no permitir encuentros personales.

Los más de 11,5 millones de documentos filtrados han estado siendo analizados por más de 400 periodistas de todo el mundo desde hace un año, y aunque ya han liberado las primeras conclusiones, se prevé que continúen filtrando información en las próximas semanas/meses.

Desde el punto de vista de la ciberseguridad, tanto la fuente como los periodistas involucrados durante todo este año en las investigación de la filtración parecen haber tomado las suficientes medidas de protección ya que la fuente continúa en el anonimato, y durante todo este año no se ha filtrado nada de lo que estos periodistas estaban investigando.
Es evidente que para un periodista/informante/bloguero el uso de las tecnologías en ciertas situaciones, como puede ser durante el manejo de información comprometedora en zonas de conflicto o bajo regímenes dictatoriales o represivos, supone correr ciertos riesgos de seguridad: las comunicaciones pueden ser interceptadas, las fuentes pueden verse comprometidas, los metadatos de sus comunicaciones le pueden geolocalizar, etc. Con lo que es crítico extremar las medidas de protección en cuanto a seguridad digital ya que los periodistas están en el punto de mira y son susceptibles de ser objetivos en ataques dirigidos.
Desde Reporteros Sin Fronteras (RSF) es algo que tienen en cuenta, y en el manual de seguridad para periodistas (una lectura recomendable) que puede descargarse desde su Web, contemplan un apartado íntegro para aconsejar cómo se ha de proceder en cuanto a la seguridad digital. Plantean tres situaciones fundamentales a tener en cuenta desde el punto de vista de la ciberseguridad con una serie de reglas -las cuales he ampliado un poco- para cada uno de ellos.

Contenido completo en fuente original Security Art Work

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar un comentario en Segu-Info
Si vas a dejar una consulta, procura tener habilitado tu perfil en Blogger o deja una forma de contacto.

Gracias por comentar!