13 nov. 2015

Una orden judicial prohibe el programa de vigilancia de la NSA

Un juez federal estadounidense considera que la vigilancia de la agencia de seguridad es inconstitucional y ordena que cese cuanto antes. Snowden lo celebra

Por segunda vez en unos cuantos años, un juez federal consideró inconstitucional la recogida de datos de ciudadanos por parte de la NSA, y ha ordenado que todas esas actividades parte del programa de vigilancia se detengan semanas antes de que este llegase a su fin programado. Las asociaciones de libertades civiles consideran esta decisión una importante revocación de lo que en los juzgados han considerado un ejemplo "sorprendente" y "sin precedentes" de vigilancia a los ciudadanos, según se recoge en el Washington Post.

El caso ha sido instruido por el juez Richard J. Leon, cuya opinión, sin embargo, prohibió a la NSA recoger datos relacionados únicamente con dos de los demandantes empresariales e individuales que presentaron una denuncia. El juez indicó que ninguna apelación resolvería la cuestión de la legalidad del programa antes de que este terminase el próximo día 29.

A continuación se puede leer un extracto del documento con las resoluciones del juez Richard J. Leon:
El hecho de que la recolección indiscriminada, diaria y en grandes cantidades, la retención a largo plazo y el análisis de los metadatos de telefonía de una persona sirve para dar una certeza casi absoluta de que se viola la privacidad de una persona.
En el mismo documento se puede leer que Leon considera que el programa de la NSA es "una redada de proporciones sin precedentes" con consecuencias constitucionales monumentales. También considera el programa de la NSA como algo casi distópico, orwelliano, sacado de las páginas de la novela 1984. Según Leon, a día de hoy se han violado y se siguen violando los derechos de decenas de millones de ciudadanos americanos.

El programa de vigilancia de la NSA comenzó en secreto en 2001 bajo órdenes ejecutivas y fue aprobado por el Foreign Intelligence Surveillance Court en 2006. La agencia reunió los datos de los teléfonos de millones de ciudadanos estadounidenses con la excusa de detectar conjuras terroristas.

Los datos que se recogían eran los metadatos del teléfono —lo que incluye el número al que se llamó, la hora a la que se produjo el contacto y lo que duró, pero no su contenido— de millones de comunicaciones de un número indeterminado de grandes operadoras telefónicas.

Después de que varios juzgados expusiesen sus objeciones en los últimos años, en el Congreso se aprobó una ley en junio según la cual el programa de vigilancia concluiría después de un período de transición. Según el nuevo Acta de Libertad, la recolección de datos tendría que haber terminado el día 29 de este mes, y en ese punto el gobierno debería haber obtenido aprobación del juzgado para poder consultar dicha información.

El antiguo contratista convertido en confidente, Edward Snowden, se ha mostrado feliz al conocer la decisión del juez Richard J. Leon.

Fuente: Malavida


0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar un comentario en Segu-Info
Si vas a dejar una consulta, procura tener habilitado tu perfil en Blogger o deja una forma de contacto.

Gracias por comentar!