23 dic. 2014

SPDY: Google o el garante de la privacidad mundial ¿Lo sabes?

No sé cuántos estáis al día de los movimientos de Google para implantar SPDY Proxy en el funcionamiento natural de toda la navegación web que venga en HTTP2.0. Como sabéis, aún se está discutiendo el estándar en IETF, y parte de la culpa la tiene la definición de qué y cómo hacer el cifrado de las conexiones HTTP que no están cifradas. Vamos por pasos para desgranarlo.

Hoy en día, la guerra es tan encarnizada, que incluso la Wikipedia ha puesto una alerta sobre la posible No neutralidad de los contenidos y afirmaciones que se pueden ver en la entrada sobre HTTP2, así que lo mejor es que te hagas tu propia opinión.

El principio de esta historia comienza con HTTP/1 y el funcionamiento de las conexiones HTTP y HTTPs de forma natural. En este esquema tanto, si la conexión va cifrada como si no, va desde el navegador hasta el servidor web.
 
En el caso de que la conexión no vaya cifrada, entonces el contenido del tráfico puede ser visto por cualquiera que acceda a la red WiFi o a cualquiera de las redes por las que pase. Es decisión del servidor web elegir qué datos debe cifrar y cuáles no para generar un equilibrio entre privacidad y optimización, teniendo en cuenta en la parte de optimización la velocidad y el ancho de banda que es especialmente crítico en las conexiones móviles de pago.

Google, de forma individual, comenzó a desplegar SPDY Proxy, un servidor Proxy que, haciendo compresión del tráfico HTTP y cifrando la información, envía todos los datos de las conexiones HTTP sin cifrar a los servidores SPDY Proxy de Google que, después, son enviados sin cifrar por HTTP al servidor web que realmente el usuario estaba conectándose.

Es decir, que maximizando públicamente una de las características de un Servidor Proxy - la caché para hacer aceleración de navegación -, y dando una capa de cifrado en la conexión local - como hacen las VPNs -, se hace con el tráfico de los clientes. Esto no tiene que ser malo, si el usuario es consciente y tiene la opción de activarlo él manualmente, es decir, si es un Opt-in.

Quiero recordar en este punto que un Servidor Proxy, o un Servidor VPN trabajan bajo un esquema de Man in The Middle, y que con él se pueden hacer mil cosas, como ya os publiqué en "Owning bad guys {and mafia} using JavaScript Botnets" que se aprovechaba de un esquema de Rogue Proxy para ello.

Además, en el estándar HTTP existe desde siempre el concepto de HTTP Proxy Explícito, donde el usuario, al igual que con una conexión VPN, puede elegir de forma libre a qué Servidor Proxy desea conectarse, ya que a él le va a nombrar garante de su privacidad y le va a hacer entrega de la responsabilidad de velar por la seguridad de sus datos.

Con la llegada de HTTP/2, en los comités se está hablando de implantar un solución de SPDY Proxy como Opt-Out por defecto. Eso significaría que los clientes de navegación, como Google Chrome enviarían todo el tráfico de conexiones HTTP sin cifrar contra un Servidor Proxy que haría como VPN - cifraría la conexión entre el navegador y el servidor web - y de caché. La pregunta es ...¿a qué servidor?. La pregunta es importante, porque alerta cuando instalas uno de forma explícita es suficientemente clara.

Y aquí llega la guerra, porque por defecto a día de hoy no se puede elegir. Si tu activas SPDY en tu navegador cliente Google Chrome, o si Google lo activa - como puede hacer en breve - sin decirle nada a los usurarios aprovechando su posicionamiento con Android en los terminales móviles y lo convierte en un Opt-out, entonces todo el tráfico HTTP se irá de tu navegador HTTP al SPDY Proxy de Google.

Y eso es lo que se está peleando. ¿Quién debe ser el garante de la privacidad de los datos de un cliente de Internet? ¿Debe ser Google? ¿Deben dejar los gobiernos que esto pase así después de las filtraciones de Edward Snowden sobre las prácticas de la NSA? ¿Deben nuestros gobiernos en Europa decir algo? ¿Debe ser consciente el usuario de en qué compañía confía y poder elegir a qué servidor HTTP2 PROXY desea conectarse?
En mi opinión, lo ideal sería un esquema como el siguiente, donde el usuario pudiera decidir quién debe ser el garante de la privacidad de sus conexiones. Mozilla Firefox y Opera ya han anunciado que no van a poner como Opt-out, sino como Opt-in cualquier implementación de HTTP/2 en conexiones HTTP sin cifrar por medio de un Servidor Proxy, pero Google no tiene esa opinión, y si lo hace aprovechando la cuota de mercado de Android y de Google Chrome en OSX, Windows, Linux e incluso iOS, podría hacerse con casi todo el tráfico mundial HTTP.
Eso significaría que Google se llevaría a sus servidores, sin que muchos usuarios lo sepan, una buena cantidad de datos que a día de hoy no ve, y que de seguro le daría una posición dominante en nuevos servicios, en optimización de sus recursos, en competitividad, etcétera.

Fuente: Un Informático en el Lado del Mal

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar un comentario en Segu-Info
Si vas a dejar una consulta, procura tener habilitado tu perfil en Blogger o deja una forma de contacto.

Gracias por comentar!